miércoles, 21 de junio de 2017

IX Norte vs Sur

La temporada 2016/17 está llegando a su fin, y el pasado domingo me puse el penúltimo dorsal de la temporada, fue en la carrera Norte vs Sur, carrera en la que hace dos años logré bajar por primera vez de los 50 minutos en los 10 kilómetros, y basándome en ello, este año me propuse intentar mejorar mi mejor marca, que es de 47´44”, aunque no tuve en cuenta una serie de circunstancias, que iban a complicar conseguir ese tiempo.


Recogiendo el dorsal
La primera circunstancia que no tuve en cuenta fue que no preparé debidamente la carrera para bajar esa marca, y es que tras el Maratón de Madrid he estado más centrado en el cambio del asfalto por la montaña, que en mejorar mi marca en los 10 kilómetros.

La segunda circunstancias la carga de kilómetros que llevo en las piernas, encaré la carrera con 1.265 kilómetros en las piernas, cuando hace dos años lo hacía con algo más de 800 kilómetros.

La tercera circunstancia el calor, estamos pasando una importante ola de calor, y el domingo a las 9 de la mañana ya teníamos más de 26 grados.

Y la última, es que la carrera era la misma, pero el recorrido era diferente, y ya no era un terreno tan favorable como el anterior, y ni mucho menos como lo publicitaba la organización.

Recorrido Norte Vs Sur

Respecto a la organización, bastante descontento, no sé el motivo, pero el cambio de recorrido ha sido a peor, es más duro que el anterior, y lo malo no es eso, lo malo es que te siguen vendiendo la carrera como si tuviese el anterior recorrido que era bastante más asequible, aparte de que te venden que atraviesas zonas emblemáticas de Madrid, cuando es de las carreras por las que menos zonas emblemáticas pasas. La organización para retirar el dorsal muy buena, ya que tenías casi diez días para ir a retirarlo, y además se hacía solicitando cita, por lo que la espera en esta ocasión fue cero, y un cero también a la bolsa del corredor, ya que tratándose de una de las carreras más caras de 10 kilómetros que hay en Madrid (15 € la inscripción), solo traía la camiseta, el dorsal y punto, en esta ocasión por no haber, no había ni publicidad. Qué diferencia con la bolsa del corredor que nos dieron en el Trail de Riaza.

Altimetría Norte Vs Sur
El recorrido un auténtico rompepiernas, el primer kilómetro prácticamente de subida, el segundo falso llano, en el tercero y el cuarto más favorables, pero con varios toboganes, que se harían aún más frecuentes en los cuatro kilómetros siguientes, para encarar los dos últimos kilómetros que volvían a ser favorables.

En esta carrera, como viene siendo habitual, coincidí con el grupo con el que estoy saliendo a correr últimamente, además de con mi prima y su marido, y de algún que otro conocido más de Instagram


Junto a los Running Forrest Gump Team
En la salida me coloqué junto al globo de los 50´, mi idea era que me marcase el ritmo de esos dos primeros kilómetros que prácticamente eran de subida, intentando hacerlos en 10 minutos, y a partir de ahí, una vez superado el que pensaba que iba a ser el peor tramo, apretar llevando un ritmo en torno a 4´40”. La teoría no era mala, lo malo fue que el globo iba más lento de lo que yo esperaba, y por el PK 1 pasé en un tiempo de 5´20”, así que a partir de ahí me olvidé del globo y empecé a apretar. En el kilómetro 2, tuvimos que pasar por debajo de un túnel, lo recorrimos durante 400 metros, que se hicieron muy pesados por lo cargado que estaba el ambiente en el túnel y el calor que pasamos mientras lo atravesábamos, a mi parecer, una mala idea ese paso por el túnel. Por el PK 2 pasé en 10´19”, había cedido 19” más de lo que tenía planeado, lo bueno es que ese segundo kilómetro lo había hecho en 4´59”.

En los dos siguientes kilómetros empezábamos a bajar, y también empezaban los toboganes, lo bueno es que había conseguido poner un buen ritmo, lo estaba consiguiendo mantener, y hasta ese momento me encontraba bastante cómodo, lo malo es que el ritmo no era tan bueno como debía de haber sido en esos kilómetros, y es que por el PK 4 pasé en 19´46”, habiendo hecho esos dos kilómetros en 4´48” y 4´39”, cuando ambos ya los debía de haber hecho en 4´40”.



Los dos siguientes kilómetros fueron un poco de quiero y no puedo, intentaba apretar el ritmo, lo iba consiguiendo, y de repente nos encontrabamos con dos repechos largos de subida, que obligaban a bajar algo el ritmo, y que obviamente, te lo rompían, y lo peor de todo, empezaban a pasar factura a las piernas, sin olvidarnos del calor que ya empezaba a notarse bastante. El kilómetro 5 lo hice en 4´57”, pasando por mitad de carrera en 24´43”, cuando mi idea era haberlo pasado en 24´. En este kilómetro llegó el avituallamiento, y para mí un nuevo fallo de la organización, hacía mucho calor, todos estábamos ansiosos por llegar al avituallamiento, y solo había mesas en un lado, lo que provocó una gran cantidad de gente desesperada que se abalanzó a las mesas, con el riesgo que eso tiene. En mi caso, dos pequeños sorbos a la botella, y gran parte de la botella fue a parar a la cabeza y al cuello. Por el PK 6 pasé en 29´46”, haciendo ese último kilómetro en 5´03”, muy lejos del ritmo que me había propuesto.

A partir de ese momento decidí olvidarme del crono, entrabamos en un terreno en el que aún quedaba algo de toboganes, pero en el que sobre todo íbamos a bajar, así que decidí olvidarme del crono, y dedicarme a correr, intentando llevar un ritmo rápido, pero en el que, sobre todo, fuese cómodo.



Por el PK 7 pasé en 34´37”, haciéndolo en 4´51”, por el PK 8 pasé en 39´20”, haciendo ese kilómetro en 4´43”, y por el PK 9 pasé en 43´58”, haciéndolo en 4´38”. En ese punto, quedando ya solo un kilómetro, decidí apretar un poco más intentando dar todo lo que me quedaba dentro, y aprovechando que el terreno era más favorable, y la verdad que no se me dio muy mal, ya que el último kilómetro lo hice en 4´29”, entrando en meta con un tiempo de 48´27”.


Comentaros que en una carrera de 10 kilómetros no es muy habitual encontrarte gente andando, y mucho menos que lo hagan desde el kilómetro 3, como ha pasado en esta carrera, aunque lo peor no fue eso, sino que me encontré a varias personas con lipotimias o golpes de calor. Esto, obviamente no es achacable a la organización, hacía bastante calor, y al tratarse de una carrera con un recorrido “favorable” es mucha la gente que se pone al límite, pero lo que no puedo entender, es que en una carrera por la que has pagado 15 euros, que en la bolsa del corredor (una de plástico de toda la vida) solo te den la camiseta y el dorsal, y que el día de la carrera en meta solo te den un plátano y agua, creo que como mínimo, teniendo en cuenta el calor que hizo, y lo que se paga, debían de habernos dado una bebida isotónica.


video

Ya solo me queda una carrera para acabar la temporada, será el próximo viernes 23 de junio, el Cross Nocturno de Navacerrada, a ella voy junto con el grupo que salgo a correr y voy con un solo reto, disfrutar de la experiencia.